Los juguetes interactivos son una de las mejores herramientas que podemos utilizar para canalizar la energía y actividad de nuestros perros. Con su ayuda podremos prevenir y solucionar determinadas conductas problemáticas. Además, gracias a ellos también conseguiremos que nuestros perros sean más inteligentes, resolutivos y felices.

Los perros son animales sociales que instintivamente necesitan trabajar y sentir que alcanzan metas gracias a su esfuerzo. Es lo que ha hecho posible la relación simbiótica entre el perro y el hombre desde la prehistoria hasta nuestros días. Pero nuestro frenético ritmo de vida actual ha hecho de nuestros perros unos simples “animales de compañía”, obligándoles a adaptar sus cualidades innatas, y suprimiendo en gran medida sus instintos para poder convivir en nuestro hogar.

Nosotros ya no necesitamos que cace, ni que siga rastros con su olfato o pastoree ganado. Simplemente queremos que nos espere en nuestra casa y nos ofrezca cariño y compañía. Nuestra inconsciente contención a sus instintos acaba dando lugar a un aumento de frustración en nuestros perros, que sumándolo a el escaso ejercicio que solemos proporcionarle, suelen desembocar en conductas destructivas, ladridos y lloros, comportamientos obsesivos e incluso depresión.

Gracias a los avances en enriquecimiento ambiental para animales en cautividad, se han desarrollado una serie de
“juguetes” que permiten al perro aprovechar sus instintos (olfato, conducta de caza y masticación), resolviendo una serie de puzzles o problemas que a su vez consiguen cansarle física y mentalmente. De éste modo el perro logra reducir su ansiedad y extinguir los comportamientos no deseados, aumentando así su calidad de vida.

Por medio de los juguetes interactivos podremos mantener a nuestro perro entretenido de distintas maneras:

  1. Cansándolo físicamente mediante la persecución de objetos (conducta de caza).
  2. Cansándolo mentalmente mediante la resolución de problemas (utilizando el olfato y la masticación).
  3. Canalizando su conducta innata de masticación.
  4. Practicando el juego social de “Tira y afloja”.

Los juguetes pensados para canalizar la conducta de caza suelen ser juguetes de goma maciza que por su tamaño les es difícil cogerlos con la boca. De éste modo pueden estar persiguiéndolos durante un buen rato. Existen distintos modelos, algunos de ellos incluso son huecos y tienen agujeros para meter trocitos de comida y así hacer el juguete más atractivo.

Los juguetes destinados a la resolución de problemas hacen que el perro piense cómo sacar la comida de ellos. Los hay de distinta dificultad: desde juguetes con ranuras donde poder untar queso o cremas, que son los más sencillos, hasta artilugios con botones y palancas que el perro debe utilizar para obtener comida.

Los juguetes utilizados para dirigir la conducta de masticación le ayudan a reducir su estrés y a mantenerse ocupados mascando para conseguir los premios de comida escondidos en su interior.

Y por último, los juguetes destinados para el juego social de “tira y afloja” son resistentes a los tirones y confortables para la mordida del perro. Algunos de ellos suelen incorporar sonidos para resultar más atractivos y motivar más a los perros.

 

Jorge Ortega

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

All Topics

Highlight Option

Turn on the "highlight" option for any widget, to get an alternative styling like this. You can change the colors for highlighted widgets in the theme options. See more examples below.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies