Sabemos que sucederá. Algún día tendremos que despedirnos de nuestros perros.

Háblalo con tu veterinario

Los veterinarios son una figura indispensable durante los últimos momentos en la vida de un perro.
Tu veterinario podrá explicarte la evolución de sus enfermedades, te hablará sobre los cuidados paliativos que puedes ofrecer a tu perro para disminuir su dolor y mejorar su calidad de vida, y por último te informará sobre el proceso de eutanasia y cómo se realiza.

Hay veterinarios que ofrecen la opción de dar eutanasia a perros enfermos terminales en casa. Sin duda, esta es la mejor opción que podemos elegir para despedirnos de nuestro perro en el entorno más tranquilo y confortable: su propia cama.
La disponibilidad de los veterinarios para desplazarse a domicilio y dar eutanasia a un perro suele ser bastante limitada, por lo que resulta fundamental hablar con ellos para adecuarnos a sus horarios. Un consejo importante: Atención a los días festivos y fines de semana. Pocos veterinarios estarán disponibles en ese momento, y un empeoramiento súbito del perro en esas fechas puede resultar muy estresante.

Disfruta los últimos días

Cuando supe que la vida de mi perra Moby se acercaba a su final, decidí ofrecerle un último recuerdo de aquellas cosas sencillas que más le gustaba hacer: Dar sus paseos por el río, bañarse, comer y saludar a quien se encontrara en su camino.

Me propuse registrar en vídeo algunos de esos momentos complementados con consejos destinados a este sector de la población canina que tanto necesita ser reivindicado.

Sin darme cuenta, esta serie de vídeos ha llegado a convertirse en algo más, en una huella indeleble capaz de evocar en mi memoria aquellos instantes compartidos con Moby cada vez que los veo.

Los recuerdos fotográficos y los vídeos de nuestros perros pueden servirnos para algo más que mostrar a los demás su inteligencia o belleza; son una forma de conservarlos con nosotros. Como suele decirse: “los perros solo se mueren cuando se les olvida”, así que… ¿A qué estás esperando para compartir con tus perros vuestras últimas aventuras y conservarlas para siempre?

Esta es la serie de vídeos titulada “Los últimos días” que grabé con Moby Dick.

Fíjate en la historia de Duke el labrador titulada “I died today” donde narra su conmovedora fiesta de despedida…

Marca el límite

En los últimos días de nuestros perros ancianos conviene plantear junto al veterinario una serie de límites si sufren dolor por enfermedades terminales que les impidan disfrutar de unas condiciones de vida mínimamente aceptables.

Si el dolor les imposibilita comer, dormir, levantarse de su cama y hacer sus necesidades, es posible que haya llegado el momento de hablar seriamente con el veterinario.

Los perros saben expresarnos cuando se acerca su final. Pero el modo de afrontarlo es algo que ya depende de cada persona. Hay quienes están en contra de dar eutanasia a sus perros, y hay quienes lo consideran la mejor forma de ahorrarle a los perros un final agónico.

Pocas cosas son tan angustiosas como tomar la decisión de dar eutanasia a nuestros perros, pero hay algo peor: verles sufrir hasta el final.

Acompaña y conforta

Cuando se acerque el momento, si tienes otros animales, conviene que alguien se encargue temporalmente de ellos. Así podrás centrarte en permanecer junto a tu perro y darle todos los cuidados que necesite.

Debes prestar mucha atención a sus gestos por si quiere incorporarse de su cama para beber o hacer sus necesidades. Es posible que llegue el momento en que sea necesario utilizar un pequeño recipiente para darle de beber directamente desde su cama.

Si nuestro perro no presenta ningún problema digestivo y pierde el apetito por su alimento habitual, podemos tratar de animarle con comida especialmente apetecible que pueda proporcionarle algo de energía durante sus últimos días.

Un pequeño homenaje gastronómico es lo mínimo que podemos ofrecerle como despedida a nuestros viejos glotones.

Y sobre todo, acompáñalo. Pasa la última noche a su lado aunque apenas puedas dormir. Nuestra presencia y caricias a veces son la mejor medicina que un perro puede tener en esos momentos.

El Momento

El proceso de la eutanasia es sencillo y rápido. En primer lugar el veterinario pondrá una vía al perro. Lo más habitual es que se utilice una sobredosis de anestesia para realizar la eutanasia.

Primero se emplea una dosis controlada de anestesia para que el perro se quede dormido. A partir de ese momento el perro dejará de sentir cualquier dolor, y el veterinario podrá esperar hasta que le indiques que aplique el resto de anestesia.

En cuestión de segundos el veterinario podrá hacer las comprobaciones pertinentes y te preguntará si prefieres retirarte mientras se encarga de la manipulación del cuerpo.

El Duelo

Una vez haya pasado todo comenzará el proceso de duelo.

Recuperarse físicamente del estrés que supone el fallecimiento de un perro es fácil, pero la mente es más compleja. Por ello es esencial que tratemos de mantenernos ocupados tal como comentamos en el artículo “No te preocupes por los perros..¡Ocúpate de ellos!”

Opt In Image
Webican Newsletter

¿Quieres descubrir lo último de Webican?

Se la primera persona en leer los artículos de Webican y recibir contenido exclusivo.

Sin spam. Lo prometemos.

Jorge Ortega
¡Hola! Soy educador canino y terapeuta en modificación de conductas en perros.Compagino mi trabajo con el desarrollo de Webican con el fin de divulgar información relacionada con el adiestramiento, la educación y el bienestar de los perros.Busco personas capaces de inspirar a los demás transmitiendo su talento.
Jorge Ortega
Jorge Ortega
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On GooglePlusVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
Si buscas asesoramiento sobre educación y gestión del comportamiento canino en Madrid, puedes contactar con Jorge Ortega mediante el siguiente formulario.

Newsletter