Está demostrado que el sonido puede inducir estados emocionales y afectar a nuestra salud. Teniendo en cuenta que la capacidad auditiva de los perros es muy superior a la nuestra: ¿Cómo podrían influir en ellos los distintos entornos sonoros a los que son expuestos?

Los estímulos sonoros son más poderosos de lo que pensamos. Dentro del mundo canino estamos acostumbrados a interpretar el sonido de dos formas:

  1. Como una señal susceptible de asociarse a una respuesta condicionada: como el sonido que utilizaba Pávlov para que los perros salivaran.
  2. Como un medio de relación con el entorno capaz de fomentar la activación o inhibición emocional de los perros.

Pero eso es solo la punta del iceberg sonoro.

Los extremos se tocan: Desorientación, aislamiento y locura

Tanto nosotros como nuestros perros tenemos unos umbrales auditivos que determinan los puntos en donde somos capaces de distinguir un sonido, o el momento en el que el la intensidad sonora nos produce dolor físico. Ese ultimo umbral, llamado “Umbral de dolor”, depende también de la frecuencia sonora en la que sea emitido el sonido (para que un sonido de baja frecuencia nos haga daño debe tener mucha más intensidad que un sonido de alta frecuencia).

Las personas somos capaces de escuchar un rango de frecuencias entre los 20 y los 20.000 Hertzios, sin embargo la gama de frecuencias audibles por los perros se encuentra aproximadamente entre los 40 Hz y los 60.000 Hz (dependiendo de su edad y características morfológicas). Los perros perciben el sonido mejor que nosotros en todos los aspectos, por lo que resulta lógico pensar que el riesgo a sufrir los efectos perjudiciales del ruido es también mayor.

Los sensibles oídos de los perros han de soportar convivir con el ser más ruidoso del planeta, y pese a que su capacidad para discriminar sonidos y lograr una escucha selectiva es superior a la nuestra (el llamado efecto cocktail party), a veces no es suficiente para protegerles de los intensos estímulos sonoros a los que se ven expuestos, dando lugar a la fatiga auditiva, la desorientación e incluso una mayor predisposición a la irritabilidad.

Curiosamente, en entornos donde el silencio es absoluto la respuesta fisiológica es muy similar, aunque pocos lugares del mundo cumplen esas condiciones. Si alguna vez visitas una cámara anecoica podrás comprobar lo enfermizo que puede llegar a ser no escuchar nada en absoluto. Bueno sí… Solamente los sonidos que emite tu cuerpo, y créeme: es muy extraño escuchar únicamente tu pulso, respiración y procesos digestivos. Hay quien dice que en estos lugares podemos experimentar una locura transitoria en menos de una hora.

El sonido saludable: Descanso, relax y bienestar

La naturaleza nos proporciona una amplia variedad de entornos sonoros que favorecen nuestra relajación y que nos hacen sentir bien. El sonido del mar, la lluvia o el ambiente sonoro de los bosques, dan lugar a una mezcla sonora similar a lo que los expertos en sonido llaman ruidos de color. Está comprobado que algunos de estos ruidos aleatorios de baja intensidad facilitan la relajación, la concentración y descanso.

¿Y qué sucede con la música?

Existen estudios como “The Influence of Auditory Stimualtion on the Behaviour of Dogs Housed in a Rescue Shelter” publicado por Lori R. Kogan, Regina Schoenfeld-Tacher y Allen A. Simon donde expusieron distintos tipos de música a un total de 117 perros. Al parecer, con la música clásica los perros dormían más y emitían menos vocalizaciones. En cambio, con otro tipo de músicas como el heavy los perros tendían a emitir respuestas fisiológicas asociadas al estrés, como sacudirse.

Otro estudio titulado BioAcoustic Research & Development Canine Research Summary”llevado a cabo por Joshua Leeds, Lisa Spector y Susan Wagner sugiere también que piezas sencillas de música clásica interpretadas a un tempo lento favorecen la reducción de la ansiedad.

Todos estos datos deben ser interpretados con prudencia. Puede ser cierto que la música y sus patrones sonoros inciten distintos estados emocionales, pero siempre conviene recordar que el mejor sonido que pueden escuchar nuestros perros es el de la naturaleza.

Crea el paisaje sonoro ideal para tu perro

Mucha gente deja la radio o el televisor encendido para que su perro escuche algo de “ruido de fondo” con la esperanza de que de algún modo lo asocien a la presencia de gente. La idea no es mala, pero admitámoslo: escuchar la televisión estresa a cualquiera, y probablemente a los perros les estrese aún más.

Hace poco descubrí una aplicación perfecta para experimentar las bondades de escuchar un buen ruido de fondo. En ella podemos hacer nuestra propia mezcla sonora entre distintos elementos como lluvia, oleaje, viento, fuego, pájaros..Incluso el murmullo de conversaciones de una cafetería. Además cuenta con un temporizador para programar cuándo activar o apagar el paisaje sonoro, perfecto para cuando dejamos a nuestros perros solos en casa. El nombre de la aplicación es “A Soft Murmur”, y puedes encontrarla tanto en versión web como en aplicación para smartphone.

Captura de pantalla de “A Soft Murmur”. Haz click para acceder a su web.

No cabe duda de que la contaminación acústica cada vez invade más nuestras vidas y la de nuestros perros. El ruido puede ser una tortura, pero también un estupendo relajante mental. En nuestra mano está el utilizarlo sabiamente. 

¿Qué opinas? Crees que el sonido puede influir en la salud de los perros? Déjanos tus impresiones con un comentario y si te ha gustado el artículo te animo a compartirlo 🙂

Opt In Image
Webican Newsletter

¿Quieres descubrir lo último de Webican?

Se la primera persona en leer los artículos de Webican y recibir contenido exclusivo.

Sin spam. Lo prometemos.

Jorge Ortega
¡Hola! Soy educador canino y terapeuta en modificación de conductas en perros.Compagino mi trabajo con el desarrollo de Webican con el fin de divulgar información relacionada con el adiestramiento, la educación y el bienestar de los perros.Busco personas capaces de inspirar a los demás transmitiendo su talento.
Jorge Ortega
Jorge Ortega
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On GooglePlusVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin
Si buscas asesoramiento sobre educación y gestión del comportamiento canino en Madrid, puedes contactar con Jorge Ortega mediante el siguiente formulario.

Newsletter